Páginas

domingo, 16 de julio de 2017

Saludo a la Virgen en el inicio del 16 de julio

Una multitud aguardó frente a la Basílica la salida de la imagen de la Virgen para iniciar los festejos por los 117 años de su coronación pontificia.


Como todos los años, se realizó el Festival de la Fe del Peregrino que contó con la actuación de Abel Sosa y su conjunto, Myriam Beatriz, Diego Gutiérrez y el Padre Julián Zini y Neike Chamigo. También se entregó el Premio "María de Itatí" a la señora Rosalía Aguirre de Ojeda, de la localidad de Ramada Paso, "en mérito a su valiosa colaboración y fidelidad en la transmisión de la fe". Hizo entrega el rector del santuario, padre David Penzotti.

A la hora 0 se abrieron las puertas del santuario y la imagen peregrina de María de Itatí fue sacada en andas por sus custodios. La lluvia que cayó por momentos no apagó el fervor de los fieles que la recibieron como una bendición.

Adornada de flores la imagen recorrió todo el frente de la Basílica mientras se lanzaban fuegos de artificio y los peregrinos la saludaban con pañuelos, banderitas y las luces de los celulares, ya que muchos quisieron llevar grabado este momento.

Acompañaron a la imagen de la Virgen, el arzobispo de Corrientes, monseñor Andrés Stanovnik y el rector del santuario padre David Penzotti.

En un tramo de su mensaje el arzobispo manifestó: “Tiernísima Madre, tus hijos y tus hijas que peregrinamos en esta rica y bendita tierra Argentina, te imploramos que nos ayudes a construir puentes de fraternidad entre todos, somos como una tierra árida llena de resentimiento, prejuicios y rencores, que clama por una lluvia mansa de perdón, de reconciliación, de verdad y de justicia”.

Antes de finalizar dijo: “como lo hicieron los primeros pequeños peregrinos de Fátima, cuando la Virgen les preguntó ‘¿quieren ofrecerse a Dios?’ Ellos respondieron: ‘Sí, queremos’. También a nosotros la Virgen nos hace la misma pregunta:’ Quieren ofrecerse a Dios’”, a los que los presentes respondieron: “Sí queremos”.

El arzobispo concluyó “que la Misericordia de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y permanezca siempre”.

Con la música de Neike Chamigo, la imagen ingresó nuevamente al templo, mientras seguían los vivas a la Virgen.